Es probable que penséis que estoy totalmente loca si habéis leído el post anterior y ahora véis este titular. Pues a ver, loca estoy e inestable también pero el título corresponde a un nuevo descubrimiento que he hecho este fin de semana. Paseando por Madrid, encontramos un restaurante que sólo por la fachada ya llamaba la atención. Sus sombrillas eran como tapices indios con miles de colores y las paredes eran de brillantes piedrecitas que formaban bellos mosaicos. Y en la puerta una enorme mariposa de colores con el nombre: Viva la Vida!. Pero dentro era aún más especial (un impulso irrefrenable me llevó a entrar). Alegres colores y lamparitas de cristal, pinturas positivistas y llenas de alegría invadían las paredes y todo el local. Era un buffet, por el que sólo pagas por lo que vas a comer (a peso). Eso sí, los que esperen chuletones que se queden fuera, porque era mi paraíso, el paraíso de los que por creencia, gusto o lo que sea, la carne no les convence. Pero sin quedarte con hambre eso sí (que tonta no soy. Originales recetas, platos calientes y fríos, más tradicionales o innovadores, zumos, pan, bebidas... todo procedente de agricultura orgánica y ecológica. Me pareció un concepto precioso. Gente divertida con camisetas de colores, música happy que te llenaba el alma de amor y felicidad a un precio más que razonable. Platos, servilletas, vasos... de papel reciclado y un cartel que ponía: Cuando termines, recicla!. Un lugar que me inspiró muchísimo y al que seguro, dentro de muy poco volveré. Y a todos los que os paséis por Madrid, si queréis os lo enseñaré con mucho gusto.

Comments (2)

On 12:13 a. m. , jax dijo...

grande... cabe añadir que el restaurant no estaba en huertas si no en la plaza de la paja...

aun me acuerdo del tabulé (puto pepino)

 
On 12:17 a. m. , Norma dijo...

jjajajaja!! Riquísimo el tabulé...
Es la tarjeta antigua... y como aún no me aclaro con las calles... pero a que mola la mariposa? eeeeeeeeeeh?? ;)