Gos

Sí, así se llama mi perro: Gos, mi compañero, mi psicólogo... Ya tiene 12 años, es muy mayorcito pero es muy bueno (vale, también un poco travieso pero se lo perdonamos) y es muy muy fiel. Es un chucho auténtico, uno de esos "flautas" aunque algunos digan que es un poco pijo para ser patané de Sant Andreu. Ha vivido en mi casa, con mi familia o lo que queda de ella cuando él vino, mucho tiempo ya. Y nos lo hemos llevado de viaje, de camping... ha cambiado de casa, ha ido de vacaciones... vamos, como uno más de la familia. Pero últimamente ha estado (y sigue estando) muy pachucho. Está claro que a todos nos llega nuestra hora pero da mucha pena verle como se está deteriorando por días. Y no se puede quejar, ni decir dónde le duele ni porqué. Pero ya lo estamos curando, con tratamientos y con mucho, mucho amor y cariñitos. La recuperación será muy lenta y costosa pero estoy segura que se recuperará. Y aunque nunca vuelva a ser el mismo Gos de siempre, al menos estará sano y feliz. Espero que así sea...

Comments (2)

On 11:58 a. m. , Anónimo dijo...

Que grande "gos"...el destroza cables.En recuerdo de aquellos paseos (yó también he llegado a pasear a este canino), te mando una carantoña pequeño gos.
Rr.
p.d.Que viva "Gos"!...

 
On 5:10 p. m. , Bego dijo...

Como siempre se ha dejado querer, Gos es un poco de todos los que lo hemos paseado, dado de comer, jugueteado...
Pero el Gos es fuerte y valiente y ahí sigue ¡RESISTIENDO!