Aquí es dónde vivo ahora y por cierto, muy contenta por ello. Es uno de los barrios más concurridos tanto de día como de noche (sobre todo) de Madrid. Pertenece al distrito Centro y, para los que no hayáis estado, para los Catalanes en Madrid es como nuestra Gracia particular. Y es curioso porque también se le llama Barrio de las Maravillas (gracias wiki). Hasta ahora en Barcelona vivía en un barrio con mucha historia (que ya os exlpiqué en un post) y me interesó mucho conocerla, pues creo que debemos conocer la historia y las costumbres de allá dónde vivamos, ya sa un país nuevo, cuidad o barrio. Y ahora he hecho lo mismo con Malasaña.

El barrio de Malasaña recibe su nombre de una joven costurera, Manuela Malasaña, que fue asesinada por las tropas napoleónicas en las jornadas de dura represión los días posteriores al levantamiento del 2 de Mayo de 1808. Su acusción fue la "posesión" de armas, la cual eran unas tijeras, propias de su prefesión que llevaba cuando la arrestaron. En Malasaña también está la conocida plaza del 2 de Mayo, que conmemora dicho alzamiento y a los únicos soldados que hicieron resistencia a las tropas francesas. Además, este barrio fue la cuna y dónde se gestó la llamada "Movida Madrileña" en los 70 y 80 y de esa época quedan "garitos" tan conocidos como El Penta y o el Vía Láctea. Y más recientemente en 1999, en la calle Espititu Santo nº 23, murió el gran Enrique Urquijo... En Malasaña también está el Mercado de Fuencarral, conocido por sus tiendecitas de ropa, complementos y todo lo que se te ocurra con un stilo modernoretroundergroundindiepunk. A mi me encanta, siempre encuentras cosillas que valen la pena. Hace años que lo quieren quitar para poner algún megamangozarah&m o algo así pero mira, ahí está resistiendo frente a la globalización que nos hace a todos iguales... En Malasaña lo mismo puedes tomarte un trozo de tarta con te en una pequeña cafetería a media tarde para merendar, que hacer un botellón el sábado por la noche, o unas copas en cualquier local o unas cañas con unas tapitas en un baretillo normal y corriente, o un bermut el domindo por la mañana después del rastro... Es curioso que no hayan supermercados tipo Mercadona o Eroski cerca. Todo son tiendecitas pequeñas de barrio de toda la vida (además de los chinos y pakis claro) especializadas en algo en concreto o que, por lo contrario, tienen de todo. La carne, en la carnicería (de los que ya me he hecho amiga), el pescado en la pescadería, el pan en la panadería, etc. A mi me encanta porque aunque tal vez no hayan tantas ofertas y sea un peliiiin más caro, me gusta fomentar el pequeño comercio, personal y cercano, con mucha calidad y buen trato. Este barrio creo que, en general, respira un cierto aire bohemio y juerguista, de creación cultural y poético, indi-rockero-alternativo-punk que me enamoró la primera vez que paseé por sus calles. Y de eso ya hace más de un año y aquí estoy, empezando una nueva etapa, haciendo de un barrio, nuestro barrio, de una ciudad, nuestra ciudad, de una calla nuestra calle. Y de un piso, nuestra casa, nuestro nido.

Comments (1)

On 11:29 a. m. , Rosa Hidalgo dijo...

Me ha encantado . No podría estar más de acuerdo, yo también soy malasañera, llevo viviendo en la calle Manuela Malasaña veinte años y la verdad que es la primera vez que leo un comentario acerca de mi barrio. Yo también estoy enamorada de esta zona.