O eso debo tener yo porque vamos, se supone que tendría que sentirme más identificada con la parte más femenina que con la masculina. Pero no lo tengo nada claro la verdad. También es cierto que una de las cosas que me enamoró de mi casa (una entre tantas miles que me enamoraron mucho más, que conste) fue el vestidor. Pero claro, ¿Os habéis fijado en lo fresquitas y apetecibles que parecen? Y ahora imaginad un poco más... ¿no os parecería mejor todavía si en lugar de Heineken fueran Estrellas? Está claro que es un spot totalmente masculino y que cada vez somos más mujeres las que bebemos cervezas pero sigo sin entender, a qué grupo pertenezco yo.

Son muy pocas las veces que cuando salgo a tomar algo, sea por la noche, a media tarde o media mañana, entre semana o fin de semana, no me pido una cervecita. Y la mayoría de las veces suele ser una cañita (de esas de vaso de cristal de tubo pequeño, con espuma espesa y muuy muy fría). Sobre todo si la marca es Estrella Damm. Es curioso que me diera cuenta de la cerveza que me gustaba aquí en Madrid porque claro, en Barcelona es muy raro que no te sirvan Estrella y aquí, lo raro es que la tengan. Y además, suele ser bastante más cara que otras marcas (lo consideran importación). Al principio notaba rara la cerveza hasta que descubrí que era por la marca que me servían. Aunque debo confesar que, a estas alturas, ya me he acostumbrado y lo mismo me bebo una Estrella, una Mahou, un San Miguel o lo que sea. Y me doy cuenta también, que cada vez bebo más y me afecta menos. En una sentada con Laurix por ejemplo, puedo beberme un litro perfectamente y mantener mi equilibrio y facultades impecables (no siempre, pero bueno). El caso es que, como dijo un día mi buena amiga Laura: "Yo no soy adicta a la cerveza. La cerveza es adicta a mi". Sabias palabras las de P8ladas.

Comments (4)

On 1:57 p. m. , Inalambric dijo...

Pero no entiendo porque nos hemos de clasificar en algo. Es que si eres mujer tienes que hacer tal, tal y llevar un vestido rosa?

Yo creo que eso ya no se lleva. A mi me da igual si llevo una ropa y me dicen que si parezco gay, etc...

Cada uno debe hacer lo que le viene en gana y sentirse a gusto consigo mismo. Los estereotipos no sirven para nada.

Perdona, pero hoy estoy un poco quemadillo.

P.D: por cierto, me enamoré de ese vestidor cuando vi el anuncio! Yo quiero uno!

 
On 3:15 p. m. , Bego dijo...

Estoy de acuerdo en todo lo que dices. La cerveza también se ha vuelto adicta a mi, especialmente a mi barrigueta, cada vez más pronunciada. Me ha hecho mucha gracia lo de la cerveza de importanción, para que luego digan que no somos otro país...

 
On 3:16 p. m. , Norma dijo...

Jajajajaja!!
Tranqui Jordi, desahogate!!
Yo tp creo que debamos clasificarnos pero bueno, era una forma de hablar, de comentar el spot... por ir publicando cosillas sabes? ;)
Venga, anímate hombre!!

 
On 3:17 p. m. , Norma dijo...

Ahí quería llegar yo con lo de importación...