Sobre las tradiciones
Estos días me estoy dando la oportunidad de pasar un poco más de tiempo en casa, o fuera de ella pero con la gente de mi hogar: mi madre y mi abuela. Hasta hace poco no pasaba mucho tiempo con ellas y no porque no quisiera. Siempre tenía planes o algo que hacer con otras personas y no valoraba hacer nada con ellas porque sabía que siempre estaban allí. Pero día a día se cerca el momento de mi marcha y esto me ha hecho pensar. Y supongo que a ellas también. Hasta hace poco incluso habían dejado de contar un poco conmigo porque pensaban que tendría otras cosas que hacer. Pero desde hace unas semanas parece que nos hemos unido más que nunca. Y a este tiempo que nos queda hasta que me marche tan lejos, le he llamado "Tiempo de preparación". Es un tiempo para mí, para prepararme mis maletas, preparar mi viaje, praparar lo que dejo, lo que me llevo... y para ellas, para prepararse para ser una menos en casa. Y esto, en vez de hacerlo con lágrimas y nostalgias prematuras, lo están haciendo en forma de legado. Sin darse cuenta, están enseñándome a hacer cosas que antes no se habían preocupado tanto por enseñarme. Cosas prácticas para el día y muy necesarias para la supervivencia. Y a ver, desde hace mucho tiempo yo solita me hago mis cosas pero estoy descubriendo otras que no tenía ni idea. Por ejemplo, algunos trucos de conservación de los alimentos, de cocinillas, de limpieza, de electricidad (tres mujeres solas aprenden a vivir sin hombres que arreglen enchufes), etc. Y esta información para mí, no tiene precio. Están dándome en herencia sus conocimientos como mujeres válidas, sólidas, fuertes e independientes. Y esto es una tradición que ojalá no se pierda nunca... hoy me han hecho uno de los regalos más importantes y dulces de mi vida. Mi abuela me ha entregado una vieja caja de galletas de lata llena de botones, agujas, imperdibles, hilos, un dedal... durante este tiempo ha estado preparndo mi caja de costura. Os parecerá anticuado, retrógrado e incluso machista. Pero para mí, ha sido el regalo de despedida más bonito que podrían haberme hecho jamás.

Comments (3)

On 10:44 a. m. , Anónimo dijo...

A mi me parece un detalle entrañable y digno de una superabuela costurera.Que envidia que me dais los que todavía podeis disrutar de alguna abuela/o, no lo dejeis pasar y aprovechar cada momento con ellos.He dicho.

 
On 10:46 a. m. , Roger dijo...

Me olvidé firmar mi opinión, que fallo, al ser lunes...

 
On 11:09 a. m. , Norma dijo...

Bueno bueno... te perdono...