Algunas personas dicen que soy una obsesa de los olores... y creo que es cierto. Muchas veces me sorprendo metiendo la nariz en lugares dónde ya desde el principio, no debería meterla (y que no se me entienda mal por favor...). Por ejemplo, abro la nevera y digo: "Huele mal". Alguien se acerca y dice que no. pero ahí me quedo yo, buscando qué es eso que a mi me huele mal... y lo encuentro!! Siempre lo encuentro... Otro ejemplo es cuando encuentro una camiseta o me la dejan. Mi primer impulso es cogerla, acercarla a mi cara, cerrar los ojos y sumergirme en los aromas personales que desprende. Y no me refiero a ese olor personal de humanidad... me refiero al olor personal, particular, inigualable e intrasferible de cada persona. Me encanta acercarme a las personas y olerlas en un abrazo, reconocer su aroma que siempre es una mezcla de colonia (normalmente solemos utilizar la misma), el suavizante de la ropa, el champú, desodorante... y ese olor de la piel que cada uno de nosotros tenemos y que es irrepetible. No sabéis lo que se siente cuando quedas con alguien en un fnac y la encuentras siguiendo su aroma... Otro olor que me fascina es el de la cocina. Pero no el de fritanga, no! El olor a cebolla frita, el de café recién hecho, el del caldo a fuego lento, muy lento, el de tostadas un domingo por la mañana, el de patatas al horno o el de la paella de pollo de los domingos. Cuando llego a casa, me encanta descubrir antes de entrar por la puerta qué se está cocinando... y pocas veces me equivoco. Me gusta también sentir que cada hogar, cada casa, tiene su propio olor, que como el de las personas es único. Una mezcla a las personas que viven en ella, a los ambientadores, al limpiador utilizado... Cada cosa tiene su olor, hasta las sensaciones o estados. Olor a despertarse, olor a sexo (vale, este es un olor físico), olor a invierno, a pueblo, a piscina, a campo, a día de playa, barbacoa, a tu almohada, a resaca... El olor de mi madre, el de mi hermana, el de la piel de bolso de piel favorito, el de su piel, ...
¿Me acabaré volviendo loca como el protagonista de El Perfume?
¿Porqué no tengo la misma capacidad olfativa cuando las "cosas" empiezan a oler a chamusquina y yo no las huelo?
El olfato es el sentido que posiblemente más nos haga viajar en el tiempo. Un recuerdo de infancia, una persona, un lugar... tal vez como soy bastante topo, tenga más desarrollado el olfato
¿A qué huele la felicidad?

Comments (3)

On 11:24 a. m. , Inalambric dijo...

Me acabas de dar una idea con este post! Pronto lo verás! xD

 
On 1:43 p. m. , jax dijo...

olor a jazmin, a cama habitada, a rúcula fresca, cerveza de trigo, sal y tramontana...

 
On 7:27 p. m. , Norma dijo...

Jazmín... palomitas recién hechas, un bebé, las páginas de un libro nuevo y de un libro viejo, tierra mojada, pólvora...