O lo que siempre se ha conocido, antes de que existiera Internet y las web 2.0, como el cotilleo. Porque ¿Qué es si no facebook, Tuenti, Twitter y demás derivados? Pues eso, chafarderío puro y duro y a demás, al más bajo nievel, el casero. El ser humano por naturaleza es cotilla, chafardero, curioso y metementodo y esta nueva era de las redes sociales es el caldo de cultivo perfecto para ello. Se acabaron las revistas del corazón para cotillear al famosete de turno; qué será de espiar al vecino por la ventana o detrás de la mirilla, o de escuchar conversaciones por el respiradero del labavo. Ya nada será como antes.

Ahora, gracias a nuestros diferentes y numerosos perfiles en foros, blogs, facebooks, tuentis, twitters, myspaces, youtube, etc. sabemos, sin mover el culo de la silla (del trabajo normalmente, para qué engañarnos) lo que hace, no sólo el vecino, si no también el vecino de mi amigo, el de mi primo, el de mi jefe y el de mis clientes. Y todos ellos, sabrán que haces tú cada cinco minutos satisfaciendo así, nuestras necesidades de conocer qué hace el de al lado. Cada medio segundo tu vida se actualiza en Internet, haciendo público el color del moco que te acabas de sacar o lo feliz/infeliz que te sientes en ese momento. Pero sólo en ese fugaz momento porque dentro de medio segundo, si mueves un dedo, tu vida se volverá a actualizar y ya no será importante eso, si no cualquier otra cosa.

Lo que siempre ha sido cosas de los pueblos y era profesión oficial de alcahuetas y beaturros (siento generalizar), ahora es la profesión de todos y cada uno de nosotros, sin darnos cuenta... Pero da la casualidad queridos míos, que a mi precisamente es quién me da de comer. Y no es cinismo ni demagógico hablar así de las redes sociales ni mucho menos: soy la primera que tengo facebook y cada día informo de mi estado emocional, subo fotos, etc. etc. Y escribo en este mi querido blog dede hace más de dos años, exhibiendo mis intimidades y dando a conocer mis ideas y mis sentimientos más profundos.

Así que no quiero que se entienda este post como una crítica a esta necesidad de sociabilizarse internáuticamente incluso con desconocidos o con gente que ni nos interesa. Es sólo una reflexión de un cambio que estamos sufriendo hoy en día en nuestra manera de relacionarnos con los demás.

Incluso ahora en facebook, puedes vender y comprar amigos. Alguien da más...

Comments (1)

On 10:56 a. m. , Anónimo dijo...

jajaja, mu bueno norma! postea esto en facebook y será el colmo de la ironía!!!

besos!!!

edu