La vida nos va cambiando y sin darnos cuenta vamos tomando como habitual acciones y situaciones. Se van conviertiendo en costumbres según que cosas y vemos que nuestro suelo tambalea. Pero ¿qué está ocurriendo? Sentimos que nuestros pies vibran y que a nuestro alrededor algo está cambiando. Pero no, no es nuestro alrededor. Somos nosotros, que la vida, las personas, las situaciones... nos hacen cambiar. Horas y horas delante de una pantalla; pensando en sueños en vez de soñar; dejar de ver a tu gente y echar de menos su olor; sentir que tu casa es un hotel y pensar que el fin de semana ya no será para divertirse, sino para descansar. Y mejor no te paras a pensar si vale la pena o no, porque no tienes tiempo. Empiezas a tomar conciencia de que el ahora es ayer y que el mañana es hoy. Y los dolores de cabeza no te dan ni una tregua... Al irte a dormir ves que tu libro, ese que tanto te gustaba, lleva demasiado tiempo parado en la misma página; que ya no buscas formas en las nubes; que no piensas en escribir si no que escribes casi sin pensar; cuando una cena se convierte en un "me quiero ir a casa"...
No se qué decir. Porque en el fondo me gusta. Porque en el fondo, lo necesito.

Comments (4)

On 9:44 p. m. , alex dijo...

Que es lo que te gusta, el stress? Si, en el fondo es como una droga. Aunque ya sabes, si no hay porque no hay; y si hay, porque hay mucho.
Aunque salir de vez en cuando sin preocupaciones está muy bien.
El viernes veremos...

 
On 11:19 p. m. , ilia dijo...

crecemos... cambiamos...

 
On 2:34 p. m. , Paloma dijo...

jo, normi! que los primeros tiempos son muy duros, pero tienen que valer la pena... ahora aún somos vírgenes y todo lo que vemos y escuchamos podemos aprovecharlo para bien! no te desanimes!! mira tu mail! besos!

 
On 1:51 p. m. , PRINCESA dijo...

Ay Niñata como te entiendo.
Eso no es cambiar, se llama HACERSE MAYOR !!!