“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”. Estas son las últimas palabras escritas por Julia Conesa, una de las 13 rosas, en su última carta a su madre instantes antes de morir. ¿Creéis que son palabras tristes, de una mujer derrotada, frágil y vencida? Son las palabras del orgullo y la dignidad de vivir, luchar y morir por una causa, por una idea: Libertad, justicia, igualdad... 13 Rosas muertas injustamente pero no olvidadas, a pesar de os constantes intentos de olvidar la historia. Grave error. Sólo conociendo la historia, evitaremos repetirla. Todo esto me hace pensar... ¿ya está todo hecho? ¿No hay nada por lo que luchar? ¿nos rendimos y simplemnte nos sentamos a ver lo que ocurre en el mundo? ¿Dejaremos de valorar lo que tenemos si pensar en el esfuerzo que supusoconseguirlo? Películas como esta y Salvador, deberían ser obligatorias dentro del plan de estudios de enseñanza secundaria... a través del cine tal vez, entiendan el valor de las ideas, del esfuerzo, de lo sueños... y del pasado. La historia no es sólo una asignatura, es parte de nuestras vidas, de las vidas de nuestros padres y abuelos, vecinos y amigos. Y ¿verdad que no nos gusta olvidar nuestra infancia? Pues de la misma forma no nos deberían hacer olvidar el pasado, hacer desaparecer nuestra memoria histórca.

Comments (2)

On 1:27 a. m. , jax dijo...

me parece una gran y acertada reflexión... pero al igual que salvador y 13 rosas, también se debería incluir otros films que hablasen de injusticias en el otro bando, religiosos, curas, nobles,...también pasaron por la piedra... y te lo dice un rojo hecho y derecho... en la guerra sólo hay perdedores...

 
On 9:12 a. m. , Norma dijo...

Está claro... en todos los bandos...