Además de ser un importante cuadro de El Bosco, el Jardín de las Delicias representa igual que lo hizo el pintor, el paraío. El edén, ese lugar perfecto donde habitaron un hombre y una mujer en perfecta armonía. El lugar más bello y rico de la tierra. Alejándonos de leyendas y cuentos bíblicos, cada uno tenemos nuestro propio jardín de las delicias. Algunas veces es físico y otras es interior. Algunas veces el edén lo encontramos en otra persona y otras veces es un tiempo que ya pasó. Creo que a lo largo de nuestra vida nuestro paraíso puede cambiar o soñar, dependiendo del momento en el que nos encontremos, con uno distinto cada vez. Pero siempre es ese "lugar" en el que te sientes bien o mejor aún; al que siempre quieres volver y en el que las lágrimas no tienen cabida.

Mi Jardín de las delicias tiene margaritas blancas y tulipanes amarillos. Huele a limón y hierbabuena y siempre se escucha de fondo los acordes de una guitarra.

Comments (6)

On 10:09 a. m. , p8ladas dijo...

Me gusta la fotico, mucho!

 
On 12:45 p. m. , Norma dijo...

Gracias Guapa!!

 
On 9:56 p. m. , Bego dijo...

Y en mi jardín particular nacen las flores pese al frío de noviembre. ¡Es fantástico ver crecer mis geranios lilas!

 
On 12:56 p. m. , Norma dijo...

Geranios preciosos que plantamos juntas y con Mikel... sobreviven gracias al amor, de eso estoy segura!!

 
On 11:25 a. m. , Bego dijo...

Tengo que mandarte una foto, ya verás... para mi tienen mucho simbolismo... ya que no pudo ser un girasol...

 
On 1:11 p. m. , Norma dijo...

Pues yo debo decirte que mis margaritas se están poniendo un poco enfermitas y no creo que puedan superar el crudo y duro invierno madrileño... :(

He visto la foto en facebook y me en caaaantan!! Además el color es chulísimo!! Felicidades jardinera!!