Hay momentos como ahora mismo que lo único que quiero es eso, silencio. Y no porque me duela excesivamente la cabeza o porque esté muy estresada sino simplemente, no quiero. Es algo que últimamente me está sucediendo con mucha frecuencia. Es posible que la razón esté en una necesidad de concentración, de sensación de vacío, de ausencia, necesidad de nada... en una ciudad tan grande y con tanta gente conocida y desconocida a tu alrededor supongo que lo que a veces quiero es aislarme de todo y de todos sin poder escuchar absolutamente nada. Como mucho, música clásica sin palabras, sin letras que me quieran decir nada, música lenta y tranquila que ponga en su lugar los músculos y nervios alterados de mi cuerpo. Porque lo que porque es simplemente la nada, ni música, ni voces, ni tráfico... nada, sólo silencio. Trabajo en una calle llena de ruidos y de tráfico, de niños jugando, de gente gritando. Hay voces por todas partes y no me dejan concentrarme ni en mi trabajo ni en mi misma. Sobre todo aquellos días en los que sobre todo tengo que estar totalmente metida en el trabajo es cuando más lo necesito. Y cuanto más lo busco y menos lo encuentro más nerviosa me pongo, hasta que por fin doy con algo que me hace calmar y aislarme de todo lo que ocurre a mi alrededor. Hace un momento, tal era mi desesperación que incluso me he visto buscando en google "cómo escuchar silencio". Pero nada... simplemente he podido resguardarme en el amparo de las bandas sonoras de Spotify aunque claro, acaba de sonar un anuncio que me ha sacado de mi paz... Ah, ya está otra vez, vuelven los violines, los pianos, las arpas, el susurro del viento, las olas del mar... Necesito unas vacaciones.

Comments (1)

On 1:13 p. m. , Bego dijo...

Apenas dura unos segundos, pero el silencio yo lo encuentro debajo del agua, aunque sea metiendo la cabeza bajo un grifo. Deja que corra el agua, respira un par de veces de manera pausada, deja la mente libre, vacía, concéntrate únicamente en el sonido del agua y de tu respiración y la sensación de frescor, la humedad; el tiempo corre, el agua corre, tus pensamientos corren y sin embargo, tu quedas detenida en un instante de paz solo para ti... verás que luego todo lo ves diferente... y si no es así, anda niña y vente a Tamarite que te voy a mostrar yo lo que es el silencio!!! Ánimo!!!