He estado fuera mucho tiempo, aunque lo importante es volver. Siempre volver aunque sea con la frente marchita.
Y estaba paseando un día sin trabajo y a mi lado había una chica que se parecía a mi. Pero más lista, más sabia, con unos cuantos años más y sin miedo a nada. Me miraba, me acompañaba en mi paseo sin decir nada, callada. Sólo andaba a mi lado mirándome, viendo como caminaba sin nigún destino. Y no le importaba que no tuviera un objetivo mi caminar, pero se paró y me dijo:
- ¿No sería mejor que, ya que no sabes dónde vas, disfrutes del camino?
Hace un tiempo decidí que no iba a darle más vueltas de lo necesario a las cosas. Para qué, total normalmente no salen cómo las habías planeado...
Y se fue, sin decir "adios", pero haciendome un guiño, porque sabe que volveremos a vernos para recordarme que el camino está para disfrutarlo.
He estado fuera.
He leido al magnífico Coelho.
He estado cuidando de alguien que me necesitaba
He fumado y he tenido conversaciones tranquilas con gente que no conocía
Y he disfrutado de los paréntesis que a veces cada uno necesita para pensar, para mirar con distancia dónde estaba y hacía dónde me llevaban mis pasos, sin planear a dónde me iban a llevar. Ya encontraré otra pausa para reflexionar dónde me han llevado. Mientras tanto, a seguir disfrutando. Cada uno a su ritmo. Yo tengo el mío.

Comments (3)

On 11:36 a. m. , minu dijo...

Benvinguda pues... que pensábamos que te habías ido DONDE HABITA EL OLVIDO.

 
On 12:05 p. m. , Norma dijo...

Por ahí estaba... No prometo nada, porque nunca se sabe. pero espero que esta vez sea para un poco más de tiempo. A veces es necesario alejarse un poco, con distancia todo se ve más claro. Descansar, dejar de hacer las mismas cosas, ver a gente distinta...

 
On 4:29 p. m. , begoña dijo...

Yo que ando a en otro tiempo, en una especie de dimensión desconocida, ni supe de tu lejanía bloggera, menos mal, porque con lo poco que nos vemos, este rinconcito me hace sentirte cerca y me permite saber de ti y conocer cosas que ya no me cuentas y descubrir historias tuyas que yo no alcanzo ni a imaginar. Y es que aunque tan solo nos separan cinco paradas de metro... miedo me da cuando me marche a Tamarite...reivindico más hueco en tu agenda!!!!!YAAAAAA!!!